"Somos polvo de estrellas que ha tomado las riendas de su destino".

Carl Sagan

Bienvenidos

Sólo somos lo que hemos sido, nunca lo que somos; jamás lo que seremos. Estamos hechos de nuestro pasado, y el pasado es el único bagaje que habremos de llevarnos cuando nos toque abandonar este mundo. Hablar del pasado no es sólo hablar de lo que algo fue; es también hablar de lo que es; y de lo que será. Nuestra memoria es la raíz que nos hace tener un lugar en el mundo. Y nuestro futuro depende de que seamos capaces de saber no lo que somos, no lo que seremos, sino lo que hemos sido.

“Si he logrado ver más lejos ha sido porque estoy sentado sobre hombros de gigantes”. Estas palabras de Isaac Newton (que las tomó de Bernardo de Chartres) expresan perfectamente mi idea del conocimiento humano. Somos lo que somos, sabemos lo que sabemos, porque caminamos sobre los hombros de quienes nos han precedido.

Algunas veces conocemos sus nombres; otras, empero, apenas podemos formular hipótesis o tantear con nuestro bastón de ciego sobre las amplias avenidas que nos conducen hacia el tiempo en que vivieron. Aun así, el viaje merece la pena, pues  en la antigua Grecia abundaron esos gigantes que, todavía hoy, siguen soportando nuestro peso y sostienen, como titánicos Atlantes,  los mapas que han de guiarnos, miles de años después, por los difíciles caminos de nuestra historia. La historia de la especie humana.

Quienquiera que entre en esta página podrá seguir alguno de esos mapas y vislumbrar, si mi torpeza no lo impide, alguno de esos misteriosos caminos que conducen hacia el conocimiento.

No llamen a la puerta. Esta casa es tan hospitalaria como toda Grecia.

 

HISTORIA, ARTE, LUGARES DE LA ANTIGÜEDAD

Pérgamo

La acrópolis de Pérgamo

Pérgamo se convirtió en el siglo II a.C. en el centro de todas las innovaciones urbanísticas que habrían de extenderse por todo el mundo helenístico y romano. La colina volcánica de la acrópolis fue preparada para recibir un conjunto de edificios extraordinarios: un gigantesco teatro (en cuya base había un pórtico de tres pisos que tenía una longitud de 250 metros y que servía para que los espectadores pasearan). La pendiente de la acrópolis fue llenada de terrazas sostenidas, por primera vez de forma generalizada, por arcos y bóvedas. Sobre estas bases se alzaron los principales santuarios de la ciudad: el de Atenea, el altar de Zeus (que marca el triunfo del barroco y del expresionismo helenísticos) y el altar de Trajano en época romana.

Los reyes de Pérgamo se convirtieron en “conservadores” de la cultura griega. Edificaron sobre la acrópolis, cerca de su palacio, una biblioteca que con mas de 200.000 rollos de papiro, que pretendía rivalizar con la de Alejandría.

Mapa de Pérgamo