Fragmento de un papiro procedente de Oxirrinco (Egipto), que contiene un texto de Alcmán.

Entre los poetas líricos de la antigua Grecia, algunos son completamente desconocidos por todo aquel que no sea un especialista. Algunas veces, estos poetas son auténticos pioneros. Otras, verdaderas rarezas.

Tal es el caso de Alcmán, el único representante de lo que podríamos llamar la literatura laconia. El término laconio es casi sinónimo de espartano, pues Laconia era la región en la que se asentaba la ciudad doria por excelencia. Alcmán es el único autor de la literatura griega que escribe en el dialecto de Esparta, aunque parece que no era natural de esta ciudad (algunos autores sostienen, sin embargo, que sí), sino de Sardes, la capital de Lidia, en Asia Menor (en la actual Turquía).

Vivió en el siglo VII a. C., durante la llamada época arcaica, y es testigo de un mundo que no habría de sobrevivirle muchos años. Por aquella época, Esparta era una especie de meca de la poesía lírica coral, y acogía en su seno no sólo a poetas locales, sino a esa clase de poeta itinerante, viajero, que, al amparo de la generosidad de ciertos nobles y reyes, acaba estableciéndose lejos de su patria.

Los fragmentos que conservamos de Alcmán nos permiten, quizá por única vez, adentrarnos no sólo en un tipo de poesía relativamente desconocida, sino también en una Esparta que está lejos de la dureza y sobriedad que habrían de caracterizarla más tarde. Por esta época, convivían en la ciudad verdaderos arcaísmos, muy antiguos, y, a la vez, las nuevas corrientes artísticas y literarias procedentes de Oriente. Las excavaciones arqueológicas dan buena fe de ello.

Es extraño contemplar, a través de los versos de Alcmán y de otros poetas, una Esparta en la que el esplendor e, incluso el lujo, aparecen en las fiestas y se reflejan en los coros, especialmente femeninos, que cantan en honor de la juventud, de las bodas, de la virginidad y de toda suerte de símbolos de renovación de la vida.

Sólo conservamos fragmentos (alguno bastante extenso) de la obra de Alcmán. En las líneas que siguen voy a reproducir alguno de ellos, con la esperanza de que el lector pueda conocer algo del arte de uno de los primeros poetas de la historia de Occidente.

Sobre la melancolía que provoca le vejez (el recuerdo de haber sido joven), Alcmán escribe:

 

Muchachas de dulces cantos y voz amada,
mis rodillas apenas pueden ya sostenerme.
Ojalá fuera yo un cérilo, ave sagrada
que, brillante, vuela, purpúrea como el mar,
con el corazón valiente, sobre las olas.
(Fragmento 26 LP)

 

En otro fragmento el poeta evoca la noche en la naturaleza virgen. ¡Qué clase de milagro ha tenido que darse para que, dos mil setecientos años después, podamos leer estos versos!

 

Duermen las cumbres de las montañas y los valles.
Duermen las colinas y las barrancas,
y el bosque, y los animales que cría la negra tierra.
Duermen las fieras del monte, los enjambres,
y los monstruos en el fondo del mar fulgente.
Y duermen las aves, muchedumbre de largas alas.
(Fragmento 89 LP)

 

Y por último, un fragmento en el que el poeta habla de sí mismo. La poesía lírica es el seno del que nació la individualidad en la antigua Grecia y sirvió, a la vez, como vehículo de expresión de los sentimientos individuales, ausentes por completo en los versos homéricos.

 

Te daré un día un cuenco
en el que acopiar toda suerte de manjares.
Todavía no ha sido calentado por el fuego
pero muy pronto estará lleno con uno de esos guisos
que Alcmán, el cometodo, disfruta probando al caer la tarde.
Pues él no come nada exquisito.
Al contrario: como el pueblo, Alcmán disfruta con manjares corrientes.
(Fragmento 17 P)

 

La sencillez y claridad de la poesía lírica se hacen atemporales en estos versos, escritos hace 2700 años.

 

Etiquetado en:
 

4 Pensamientos en Alcmán, el extraño poeta que escribía en Laconio

  1. Marbella dice:

    Bellos fragmentos de Alcmán, aunque, me hubiera encantado poder leerlos completos. Saludos.

  2. [...] aquí un poema de Alcmán de Sardes (s. VII a.C.), cuya partitura ha sido reconstruida, para que podamos hacernos una idea de cómo [...]

  3. Oscar Barragán dice:

    Gracias por este hermoso artículo. Como ud. yo también soy un amante de la antigua poesía griega. Llevo ya algunos años estudiando la lengua griega sólo para poder disfrutar su increíble literatura en su lengua original y me alegra saber de que personas como ud. sigan promoviéndola. Un saludo desde Venezuela, con la esperanza de que siga publicando más artículos.

  4. Pep Pelfort dice:

    ¿Sería posible recuperar el fragmento dónde habla de “Kribáne”, pastel de bodas con forma de pecho de mujer? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El rayo y la espada I
Desde la convicción de que los mitos griegos han formado nuestro carácter y han definido nuestro modo de actuar desde hace más de tres mil años [...]
Hijos de Homero
Firmemente convencido de la existencia de una cultura matriarcal en el área egea, cuyos restos visibles más importantes permanecen en la isla de Creta [...]
Hijos de Homero
Bernardo Souvirón realiza un interesante y original recorrido por la antigua Grecia, por sus mitos, su geografía y sus obras capitales [...]

El rayo y la espada

UNA NUEVA MIRADA SOBRE LOS MITOS GRIEGOS