El Manuscrito

Entrada a la mina de Paros
Entrada a la mina de Paros

Todavía hoy me sorprende aquel hallazgo fortuito. Aun hoy, tanto tiempo después, siento una impresión honda, como si las palabras que llenan las páginas del manuscrito hubieran sido escritas fuera del tiempo, en un mundo regido siempre por las mismas leyes y perpetuamente habitado por la misma clase de hombres y mujeres.

Sé que se preguntarán de qué estoy hablando y que algunos de ustedes leerán con recelo estas líneas, convencidos de que, escondido, algún sutil engaño late a hurtadillas, esperando ser descubierto. Comprendo esa sensación, porque fue la que me atrapó cuando comencé a leer el manuscrito. En cada página, casi en cada línea, me parecía adivinar una intención oculta, un código de claves que me conducían hasta lugares que, a pesar del tiempo, me resultaban conocidos, como si de alguna imposible manera, yo hubiese estado allí. Aquel manuscrito, perdido en un apartado lugar de Grecia, me mostraba la Historia de una manera atemporal, como si todo lo sucedido hasta ahora fuera un único guión teatral que siempre se repite; un argumento dramático unas veces, cómico otras, pero siempre semejante, en el que, de verdad, sólo cambiamos los actores, protagonistas de un drama del que su desconocido autor nos hurta siempre el desenlace.

El verano declinaba cuando llegué casi de noche a la isla de Paros, uno de esos pequeños paraísos que el mar Egeo ofrece a quienes se adentran en sus aguas. Al alba me dirigí a la aldea de Maráthi, perdida entre los recovecos de una carretera sinuosa. A un lado, un camino de tierra se interna en una zona de montes bajos cuajados de olivos, higueras y toda suerte de arbustos aromáticos. Empecé a caminar intentando absorber con mis sentidos aquel mar de olores penetrantes y suaves, desbordados de la tierra con fuerza incontenible y, mientras caminaba, no tardé en ver, flanqueada por rocas de un extraño color naranja, la entrada del lugar al que me dirigía: la mina de mármol más famosa de la Antigüedad, el lugar del que se extraía el extraordinario mármol de Paros, utilizado por todos los artistas del mundo antiguo.

Sacudido por los ecos del sufrimiento que allí debió acumularse, penetré con una pequeña linterna en el interior de aquel lugar abandonado y solitario. Casi sin luz, envuelto por un creciente frescor, descendí hasta un pequeño ensanchamiento de la galería, un lugar que debió de ser utilizado como dormitorio por los desdichados que, olvidados por la luz del sol, estaban condenados a robar de las entrañas de aquella tierra el preciado tesoro que escondía.

Al lado de una húmeda grieta había un pequeño pozo lleno de esquirlas de mármol. Alumbrando con la linterna metí la mano con la intención de coger una de ellas de recuerdo y, entonces, toqué por primera vez el manuscrito. Lo cogí con sumo cuidado y atónito comencé a pasar sus hojas casi temblando, temiendo que se deshicieran con el contacto de mis dedos. Allí mismo, a la luz de la linterna, pude leer algunas cosas sueltas, pues la mayor parte de las páginas estaban escritas en griego y en latín. Otras, sin embargo, contenían una escritura extraña que entonces no supe ni leer siquiera.

Ahora, pasado el tiempo, he decidido hacer público el contenido de, al menos, una parte del manuscrito. Quienes lo lean quizá vean que aquello que parece suceder por primera vez en nuestros días, en realidad ha ya sucedido.

Quizá comprendan también que incluso lo que todavía parece no haber sucedido, ha ocurrido ya, hace mucho tiempo.

 

Continue Reading