Hijos de Homero. Un viaje personal por el alba de Occidente


hijos_de_homeroEn HIJOS DE HOMERO, Bernardo Souvirón realiza un interesante y original recorrido por la antigua Grecia, por sus mitos, su geografía y sus obras capitales, sin perder nunca de vista la tesis que constituye su hilo conductor: la existencia en el ámbito mediterráneo de una primitiva civilización matriarcal y pacífica, que se vio invadida y suplantada por una o varias invasiones sucesivas de origen indoeuropeo que, en la península helénica, acabaron integrando lo que conocemos como Grecia antigua. Los paradigmas planteados por las obras homéricas (la «Ilíada» y la «Odisea»), así como mitos nuevos –como el de Helena, el de Penélope o el de Ifigenia–, o bien manipulados, que propugnaban otros modelos de conducta, fueron superponiéndose a las mentalidades y valores anteriores hasta instaurar una civilización basada en el predominio del varón y de la guerra, que es la que, a través de distintos avatares que incluyen la evolución política desde las primeras monarquías micénicas a la democracia ateniense, se ha mantenido en los cimientos de la sociedad occidental hasta hoy.

Editorial ALIANZA EDITORIAL
Año edición 2008
Otros datos: RUSTICA, 424 p.
ISBN: 978-84-206-2000-8

4 comentarios

  1. Aunque hace algo más de un año, que me hice con el libro “Hijos de Homero”, no ha sido hasta ahora, que he podido dedicarle tiempo y reposo a su lectura.
    Me está resultando entretenidísimo y muy interesante. Bien escrito, ameno, cautiva la atención del lector desde la primera página.
    Hacía tiempo que no disfrutaba con un libro lo que estoy disfrutando con éste. Y me parece de justicia el agradecérselo.
    Un saludo. Luis Á. Ruiz Peradejordi.

  2. Hijos de Homero me pareció un libro excelente, te sumerge de manera natural y a su vez muy profunda , que no es fácil, en una Grecia antigua y a la vez tan moderna, te da instrumentos para ampliar la mirada, para interrelacionar conceptos, reflexiones, para entender el pasaje del mito a la razón y prende un fuego, siento que inagotable, para seguir leyendo, descubriendo y viajando en ese ayer, hoy y mañana de la humanidad.
    Estudie un año griego hace muchos muchos años y no recordaba casi nada, si hubiera podido leer este libro antes, el aprendizaje hubiera sido infinitamente significativo.
    Solo pediría al autor que siga escribiendo.

    Y desde una óptica práctica el libro tiene unas dimensiones óptimas para leerlo en casa, en un avión o en un viaje.

    Un saludo
    Núria Pi

  3. Los hijos de Homero.

    La parte sobre los mitos femeninos me ha parecido fascinante.
    Tengo sin embargo una pregunta: si las mujeres en la polis debían seguir un modelo, determinado por el patriarcado, como Ismene ejemplifica en Antígona por ejemplo, ¿por qué vuelven una y otra vez a la escena del teatro- lugar de formación por excelencia en la antigua Grecia, según creo entender- esas figuras de mujer fuera de la ley, como Medea o Antígona misma?
    Y ¿por qué son ellas justamente las que han trascendido y siguen siendo tan enigmáticas y fascinantes, hoy como ayer?

    Mil gracias por este libro bien escrito y por divulgar de modo accesible el intrincado, rico y complejo mundo Griego…Tal vez el próximo libro podría asentarse un poco más en el universo femenino:)!

  4. Leer y escuchar en RNE a Bernardo es (era con Manolo HH y Juanito Pérez Mercader) una maravilla. Creo que todos los occidentales tenemos en el interior de nuestra conciencia algo que nos pide ir a Grecia, y cuando llegamos allí es como si ya hubiésemos estado antes, es el regreso a nuestros lares. Así lo sentí al llegar a Creta por vez primera, después de haber leído Hijos de Homero, sentí que mis raíces más profundas eran preindoeuropeas. Ese libro me ha incitado a seguir la odisea, a través de Marija Gimbutas, Joseph Campbell, Jean Faucounau y su interesante y plausible teoría sobre los primeros pueblos cicládicos 5000-4500 BP con asentamientos como Troya, Anne Baring y J. Cashford con su maravilloso El Mito de la Diosa. Esa Vieja Europa que ha dado tanto al mundo empezando por los versos de Homero, hace 2.800 años. ¡Gracias Bernardo por recordarnos que somos hijos de Homero! Llevo Hijos de Homero conmigo como Alejandro se dice llevaba la Ilíada con él.